DESPEGUE GASTRONÓMICO

Mauricio Fernandini, el conductor del conocido programa “20 lucas”, el experto en gastronomía peruana y mundial, se tomó un tiempo para participar en el Ciclo de Conferencia Culturales de PERU LNG y hablar sobre el futuro de la cocina de nuestro país. La comida es la protagonista de muchos de nuestros recuerdos. Mauricio Fernandini sostiene que estas memorias, con aroma a buena cocina, se vuelven más intensas si se ha crecido en una provincia peruana. Así fue como comenzó la conferencia “Dime qué comes y te diré quién eres”, dirigida a todos los amantes de la cocina del sur chico. Los innovadores, los de buen comer, los aprendices y los que una y otra vez preparan platillos fantásticos en Chincha y Cañete, tuvieron la oportunidad de escuchar y conversar con Mauricio Fernandini. A través del Ciclo de Conferencias Culturales, PERU LNG promueve la discusión de temas que contribuyen al desarrollo del sur chico de Lima. En esta oportunidad, fue la gastronomía la que atrajo a los microempresarios, estudiantes y representantes de la cocina de la zona. Mauricio Fernandini empezó entonces la conferencia hablando del lenguaje, pero del lenguaje gastronómico. Para algunos sonaba extraño, esperaban anotar nuevas recetas, secretos, claves de la cocina de 20 lucas, pero el tema que Mauricio Fernandini propuso, fue la necesidad de manejar un lenguaje universal en la cocina. Y puso un ejemplo, si un turista va al mercado y pregunta por ají amarillo, hay quienes le dirán que se equivoca, que el nombre es ají escabeche, otros le dirán que es ají verde, también habrán los que le digan que se llama ají causa, finalmente lo que tenemos es un turista confundido. “En la alta cocina hay un lenguaje que es universal. Estamos hablando de cómo posicionar nuestra comida en el mundo, pero sí tenemos que ponernos de acuerdo de que cuando viene un extranjero, al ají amarillo lo tenemos que llamar de una sola manera”, explicó Fernandini. “Es incipiente todavía la cultura gastronómica en el Perú, tenemos un futuro promisorio, inclusive superior al de Europa. Somos un país privilegiado por la cantidad de microclimas que tenemos y por la cantidad de regiones que tenemos, estos microclimas y suelos permiten que tengamos productos que no existen en ninguna otra parte del mundo”, aclaró el conductor de “20 lucas”. Entonces explicó la importancia de mantener la calidad de nuestros insumos, de tener mercados organizados y puso como ejemplo los de Europa, puntualmente, el mercado Rungis de París, ese espacio que tiene la pulcritud de un laboratorio. Los productos son el punto de partida, hay que exigir limpieza, calidad y frescura. Fernandini agregó que es necesario también tener un control de calidad de nuestra cocina. El conductor de “20 lucas” retó a los asistentes, les propuso optar por la calidad, por la creatividad, les planteó la necesidad de organizarse para convertir al sur chico en una parada gastronómica obligatoria. El cambio debe empezar con las ideas, cocinarlas luego a fuego lento y después solo bastará destapar las ollas, para atraer a los comensales peruanos y extranjeros.

Deja un comentario