ENERGÍA PARA LA EDUCACIÓN AL 2021

El plan “Luces para aprender”, de la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI), quiere “revolucionar” la educación en Iberoamérica proporcionando electricidad e internet para todas las escuelas de la región que no dispongan aún de esa energía ni de las tecnologías básicas de la información. Esta electrificación de todas las escuelas rurales iberoamericanas con energías renovables “es el esfuerzo más ambicioso” de la OEI y podría beneficiar “a 30 millones de personas, entre alumnos y miembros de sus comunidades”, dijo en una entrevista con Efe el secretario general de la Organización de Estados Iberoamericanos, Álvaro Marchesi.
La presentación oficial de “Luces para aprender” tendrá lugar en la XXI Conferencia Iberoamericana de Ministros de Educación, que se celebrará en Asunción el 26 de septiembre. El programa pretende instalar módulos fotovoltaicos para suministrar energía eléctrica y dotar de computadoras con su correspondiente conexión a internet por satélite o teléfono a más de 80.000 escuelas iberoamericanas en los próximos tres años.
La iniciativa entra en las “Metas Educativas 2021: La educación que queremos para la generación de los bicentenarios”, aprobadas por los jefes de Estado y Gobierno iberoamericanos en su XX Cumbre, celebrada en Mar del Plata, Argentina, en diciembre de 2010.
Iberoamérica cuenta con antecedentes del uso de energías renovables como motor de desarrollo en Bolivia, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Paraguay y Perú, con el llamado programa EURO-SOLAR, a partir de paneles fotovoltaicos, que beneficia a 300.000 personas en 600 comunidades rurales.

La idea es reducir la brecha digital, lo que redundará, además de la educación en la escuela, “en la formación de adultos y en la creación de programas de ocio de la comunidad”.
El coste del kit básico por escuela se estima en 2.700 euros (unos 3.645 dólares), por lo que el precio del plan -para las 80.357 escuelas- ascenderá hasta casi 217 millones de euros (unos 293 millones de dólares). Además, habría que añadir los costes de gestión del proyecto en cada país, estimados en 1,8 millones de euros (2,4 millones de dólares) anuales para todos los países.La conexión podrá ser por satélite (con un mayor coste por la antena parabólica y la tarifa mensual), por el sistema WiMAX inalámbrico (más barato) y por telefonía móvil 3G, también con equipos de muy bajo coste. Entre los primeros países beneficiarios estarían los centroamericanos, como Guatemala y Honduras, o también la República Dominicana:
Para la financiación, se tienen acuerdos con empresas como Endesa en una campaña por solidaridad con las  escuelas de Iberoamérica con menos recursos.

Deja un comentario