JUNIO 26: DÍA INTERNACIONAL DE LOS BOSQUES TROPICALES

Los bosques tropicales tienen una gran importancia nos proporcionan diversos servicios ambientales a la sociedad; producen oxígeno, permiten que el agua de lluvia se filtre al subsuelo y se recarguen los mantos acuíferos, mantienen los suelos fértiles al producir materia orgánica, son el hogar de diversos animales, nos proporcionan madera y materias primas para fabricar medicamentos, resinas, entre otros productos. A los bosques tropicales los encontramos cerca del ecuador con lluvias anuales de 200 cm o más. La vegetación es muy densa, es estratificada verticalmente, se compone de árboles elevadísimos cubiertos de enredaderas, trepadoras, lianas y epifitas. En el estrato bajo se halla una alfombra siempre verde de 25 a 35 m de altura. La diversidad de especies es enorme tanto de plantas como de animales y además de encontrar recursos minerales.

Es preocupante el rápido deterioro o destrucción completa de muchas áreas del bosque tropical húmedo. Las presiones económicas y el crecimiento de la población están intensificando el uso de la tierra que, anteriormente, era sustentable (agricultura migratoria), pero ahora alcanza niveles no sostenibles y destructivos, motivando la explotación forestal desmedida e impulsando la conversión en gran escala, de las tierras forestales a la agricultura y la ganadería. Generalmente, son insostenibles y producen daños permanentes en el ecosistema forestal.

Por lo cual es importante una reflexión en este día que se celebra a los Bosques Tropicales, sobre su importancia y el cuidado que cada uno le debemos dar ya que son muy importantes tanto para la gente que vive en esas zonas como para el resto de la población ya que como mencionamos nos proporcionan importantes servicios ambientales que son vitales para cada uno de nosotros.

El Perú es un país de bosques, que ocupan el 60% de su territorio nacional. A escala mundial, es el noveno con mayor extensión de bosques y el cuarto país con mayor superficie de bosques tropicales. Se estima que el potencial económico de nuestras áreas naturales protegidas podría aportar cada año más de 1,000 millones de dólares a la economía nacional. Este monto calculado proviene de la suma de los recursos monetarios generados por concepto de productos forestales no maderables, provisión de agua, belleza escénica, entre otros. Conservar los bosques peruanos nos ayudará a adaptarnos al cambio climático y esto es una contribución del país, contundente y eficaz, a los esfuerzos globales de mitigación de este fenómeno global.

Algunos datos:

• La extracción de productos como la castaña genera alrededor de 200 millones de dólares al año de ingresos brutos. En Madre de Dios, 750 familias tienen concesionadas 863,778 hectáreas de bosques de castaña (Bertholletia excelsa) y los aprovechan cada año.

• El 68% de la generación eléctrica del Perú proviene de una serie de centrales hidroeléctricas que dependen del servicio ambiental de provisión de agua, la misma que es suministrada por ecosistemas forestales andinos (que incluyen bosques).

• Se ha calculado que la conservación de ecosistemas, cuya belleza escénica sustenta el turismo nacional, permite generar más de 2 mil millones de dólares cada año.

• Los bosques de manglares del norte del país producen 2.7 millones de dólares/año para la economía local (en productos hidrobiológicos).

Deja un comentario