SETIEMBRE 27: DÍA MUNDIAL DEL TURISMO. DÍA DE LA PROMOCIÓN DEL ECOTURISMO EN EL PERÚ

La Asamblea General de la Organización Mundial del Turismo (OMT) decidió en septiembre de 1979 instituir, a partir de 1980, el Día Mundial del Turismo, que se conmemora el 27 de septiembre de cada año, con relevantes actos sobre temas que selecciona la Asamblea General de la OMT .

Esta es una fecha clave para reflexionar sobre la importancia de fomentar el turismo y sus valores sociales, culturales, políticos y económicos entre la comunidad internacional y resaltar el potencial del Perú como destino eco-turístico. La actividad turística y el ecoturismo particularmente brindan excelentes oportunidades para contribuir al alivio de la pobreza en zonas alejadas, poniendo en valor la belleza paisajística y la biodiversidad; a la vez que privilegian la sustentabilidad, la preservación y la apreciación del medio ambiente.
El ecoturismo es además una herramienta de educación ambiental y de sensibilización de la ciudadanía respecto a la necesidad de proteger ecosistemas frágiles. No obstante, para que ese potencial se convierta en una realidad es necesario un esfuerzo concertado de planificación, gestión, y aplicación de instrumentos de supervisión que impidan excesos y sobreexplotación en esta actividad.

El ecoturismo es una actividad ética, pues coloca a los recursos naturales como un bien común de toda la humanidad. Nuestro valioso patrimonio natural nos ofrece paisajes, ecosistemas y recursos genéticos que estamos obligados a preservar.
La biodiversidad es un activo clave para el turismo y un elemento esencial de su crecimiento sostenible. Miles de empresas y productos turísticos de todo el mundo dependen de unos ecosistemas intactos y saludables que atraen a millones de turistas cada año. Como actividad económica de primer orden, el turismo sostenible tiene un importante papel y una responsabilidad en la gestión y la conservación de los recursos biológicos. Como fuente esencial de ingresos y de empleo, el turismo a menudo proporciona importantes incentivos para proteger la biodiversidad. El turismo sostenible puede además generar rentas significativas para la conservación y el desarrollo de las comunidades y ayudar a concienciar de los problemas que acechan a la diversidad biológica.

«El turismo y la biodiversidad son mutuamente dependientes. La OMT desea despertar las conciencias y hace un llamamiento a los agentes del turismo y a los propios viajeros para que cumplan su parte de la responsabilidad mundial de salvaguardar la intrincada red de especies y ecosistemas únicos que conforman nuestro planeta». (Taleb Rifai, Secretario General de la OMT).
La biodiversidad del Perú

Comentarios
  1. Jose Antonio | Responder

Deja un comentario