ENERO 6: BAJADA DE REYES

La visita de los Reyes es celebrada por los cristianos como la fiesta de la Epifanía que significa “manifestación o revelación de Dios”.

“Jesús Nació en Belén de Judea, en Días del rey Herodes. Y he Aquí unos magos vinieron del oriente a Jerusalén, preguntando: -¿Dónde Está el rey de los judíos, que ha nacido? Porque hemos visto su estrella en el oriente y hemos venido para adorarle”. (Mt 2, 1-2)

Para los judíos el Oriente era Arabia, Persia o Caldea, lugares donde se llamaban magos a los doctores; mago en persa significa “sacerdote”. Estos visitantes fueron elegidos por Dios para que fueran a reconocer a su hijo. Sus nombres no son registrados en la Biblia pero al tradición los identifica como Melchor, Gaspar y Baltasar. Para guiarse, siguieron una misteriosa estrella que los llevó hasta Belén, encima de un humilde establo donde acababa de nacer Jesús. Esta estrella, se decía antiguamente era un cometa, pero estudios astronómicos parecen indicar que fue la conjunción de los planetas Saturno y Júpiter. El viaje en busca del Mesías recién nacido era largo y representaba grandes peligros de ser atacados por ladrones ya que llevaban tesoros, pero los reyes lo asumieron como una Misión. Saludaron a sus padres y se arrodillaron frente al niño, entregándole sus regalos: oro, incienso y mirra. Estos regalos estaban lleno de significado:
– El oro, el más precioso de los metales es traído por Baltasar desde África. Con este regalo se reconoce en el niño su grandeza y poder, reconociéndolo como el rey de reyes, el hijo de Dios.
– El incienso es una preparación de resinas aromáticas vegetales, a las que se añaden aceites de forma que al arder desprende un humo fragante y un olor característico. Era usado para adorar a Dios, y al entregárselo a Jesús estaban reconociendo su Divinidad. Lo trae Gaspar el joven y rubio desde Asia.
– La mirra es una sustancia rojiza aromática, muy valorada en la antigüedad para elabora perfumes y también se utilizaba para embalsamar cadáveres, significaba el reconocimiento de Jesús como hombre mortal. Fue entregado por Melchor, el anciano de cabellos blancos y barba larga procedente de Europa.
Así los Reyes Magos reconocían a Jesús como Dios, Rey y Hombre. Como se menciona en los Evangelios, lo Reyes Magos se convierten en protectores del Niño Jesús, al no revelar el lugar de nacimiento a Herodes que pretendía acabar con la vida del recién nacido.

Deja un comentario