EXPOSICIÓN DE PLATERÍA

La sala de Platería que presenta el Museo de Arte de Lima (MALI) fue inaugurada en el 2003 con el apoyo de la Compañía de Minas Buenaventura, esta sala permanente presenta un amplio recorrido por la historia de la platería en el Perú, desde la conquista española hasta mediados de siglo XX. Las piezas que acoge proceden de las colecciones formadas por importantes coleccionistas peruanos como Javier Prado Ugarteche, Luisa Álvarez Calderón y Waldemar Schroeder Mendoza.

20160304_183409

La platería en la sociedad colonial
Para las sociedades prehispánicas materiales como el tejido y la concha spondylus tuvieron un mayor valor económico que los metales. Para los europeos, en cambio, el oro y la plata sustentaron toda idea de prestigio y poder. Considerada como un premio divino por los conquistadores, la plata encarnó, por su abundancia, la riqueza proverbial del Perú. Símbolo del poder político del virreinato y del esplendor y grandeza de la Iglesia, su presencia se extendía también a todos los sectores de la sociedad colonial. Cada aspecto de la vida cotidiana estaba marcado por la presencia de la plata labrada: los interiores eclesiásticos y civiles, las fiestas y procesiones, e incluso los trajes y los utensilios domésticos.

Ruptura y continuidad
Custodia de plataLos orfebres indígenas sirvieron en los primeros tiempos de la conquista y colonia para labrar piezas de uso cotidiano. La producción 20160304_184409suntuaria fue en cambio rápidamente acaparada por artesanos españoles y flamencos, que trajeron nuevas tipologías y modelos artísticos a la región andina. Por ello, salvo algunas excepciones, existe escasa continuidad entre la tradición platera prehispánica y la colonial. Gradualmente, sin embargo, la platería peruana fue desarrollando características propias. A lo largo de tres siglos, el arte de la platería sirvió como un espacio privilegiado para el diálogo artístico, donde las formas y tradiciones europeas fueron transformadas y adaptadas al medio local.

Las fiestas andinas
La fiesta en la región andina ha tenido siempre un carácter comunal, sustentado en el sistema de “cargos”, en que cada año un miembro distinto de la comunidad asume la función de mayordomo y contribuye a sufragar los gastos de la fiesta. El prestigio del mayordomo se verifica por la riqueza que logra otorgar al ajuar de los danzantes y otros participantes de la fiesta. Por ello, la plata fue ampliamente utilizada para el adorno de varas, trajes y otros accesorios, como los valiosos ejemplares que se exhiben en el museo.

Fuente: http://www.mali.pe/

Deja un comentario