OCTUBRE 16: DÍA NACIONAL DE LAS PERSONAS CON DISCAPACIDAD

el 16 de octubre de 1980 se realizó la “Gran marcha de la solidaridad por los derechos de la persona con discapacidad”, donde participaron más de cinco mil personas con discapacidad, familiares y amigos exigiendo el respeto de sus derechos y ser tomados en cuenta por el Estado en las distintas políticas nacionales. En recuerdo de dicha fecha, mediante la Ley N° 23241, modificada por la Ley N° 27050, Ley General de la Persona con Discapacidad, se declaró el día 16 de octubre de cada año como el “Día Nacional de la Persona con Discapacidad”.
El Estado peruano ha ratificado la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de las Naciones Unidas, vigente desde el año 2008, que obliga a los Estados partes a garantizar a las personas con discapacidad, sobre la base del principio de no discriminación, el disfrute efectivo y en condiciones de igualdad de todos los derechos humanos.
Al conmemorarse el “Día Nacional de la Persona con Discapacidad”, es oportuno reflexionar sobre el valor de las diferencias en un país tan diverso como el nuestro. Es importante reconocer que la discapacidad no es una limitación del desarrollo personal y que la suma de cada diversidad nos enriquece. También es importante considerar un llamado al valor de la vida, que no tenemos el derecho de frustar y reconocer la labor de las personas que promueven una educación inclusiva de los niños y niñas con Necesidades Educativas Especiales.
La Organización Mundial de la Salud establece que, para países en vías de desarrollo similares al Perú, el 10% de la población tiene algún grado de discapacidad, es decir, restricción o ausencia -a causa de una deficiencia- de la capacidad de realizar una actividad en la forma o dentro del margen que se considera normal en el individuo. Según datos del Instituto Nacional de Estadística e Informática, los tipos de discapacidad más comunes en el Perú son la invalidez, la ceguera, la sordera y el retardo mental y las alteraciones mentales.
Las sociedades deben reconocer que, pese a los esfuerzos que se hagan en materia de prevención, siempre habrá un número de personas con discapacidades que enfrentan diversos obstáculos para su integración social y económica.
Las personas con discapacidad y/o familiares han creado diversas asociaciones de ayuda y apoyo moral, psicológico, cultural, laboral y otros que permitan mejorar su vida diaria y la de su entorno.

Deja un comentario