OCTUBRE 4: SAN FRANCISCO, PROTECTOR DE LA NATURALEZA

La Iglesia Católica celebra en esta fecha a San Francisco de Asís, quien fundó la orden de los hermanos franciscanos en su misión de construir la Iglesia siguiendo el ejemplo de Jesús en los Evangelios. San Francisco nos enseñó a amar a los animales, dándoles respeto y protección. El año 1929, el 4 de octubre fue declarado Día Mundial de los Animales, por iniciativa de la Organización Mundial de Protección Animal en congreso celebrado en Viena, y es en 1980 que el Papa Juan Pablo II lo declaró Patrono de los Animales y de los Ecologistas, momento a partir del cual esta celebración toma más auge a nivel mundial, celebrándose en muchos países con la Bendición de las Mascotas.
Los animales nos brindan una serie de recursos que permiten la existencia humana, además de enseñarnos mucho sobre nosotros mismos. Ellos tienen el derecho inalienable a vivir libremente en su propio ambiente natural, terrestre, aéreo o acuático. No pueden vivir en cautiverio; menos aún sometidos al maltrato o al descuido. En la legislación internacional que defiende los derechos de los animales, plasmada en la Declaración Universal de los Derechos de los Animales, se indica que el hombre es el principal agente que destruye la vida animal. Por ello, es importante cuestionarnos sobre las actitudes frente a la protección de la vida silvestre como conservación de nuestro mundo.

Deja un comentario